Fútbol | FC Cartagena

Un acelerón para que no se repita la historia

Gonzalo Poley en el partido ante el Granada B, el último que jugó completo./LOF
Gonzalo Poley en el partido ante el Granada B, el último que jugó completo. / LOF

Belmonte quiere cerrar altas y bajas en las dos próximas semanas para que el mercado afecte lo menos posible al vestuario

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

El dueño del Cartagena, Paco Belmonte, quiere pisar el acelerador esta semana para dejar cerrados los primeros cambios que va a acometer en la plantilla del club albinegro durante este mercado invernal. Los tiene claros desde hace varias semanas y su deseo es que las altas y las bajas alteren lo menos posible el día a día de un equipo que regresa al trabajo pasado mañana. Tiene clavado lo sucedido el año pasado, cuando todo se demoró más de la cuenta y los rumores sobre entradas y salidas terminaron afectando demasiado al vestuario.

De este modo, el cuadro entrenado por Alberto Monteagudo se dejó por el camino puntos muy importantes en los primeros partidos tras el parón navideño, perdiendo en casa con el Córdoba B y empatando en el campo del Linares ante un equipo que acabó bajando a Tercera. Cuando se confirmaron las bajas de Óscar Rico y Chus Hevia y se cerraron los fichajes de Artiles y Fernando Llorente, el equipo encadenó dos triunfos ante Mancha Real y El Ejido y acabó el mes de enero mucho mejor de como lo empezó.

Tiene prisa Belmonte en este mercado de fichajes y eso quedó patente el pasado lunes día 18, cuando apenas 48 horas después de que el equipo rematara en Écija el mes de diciembre con un pleno de victorias y se convirtiera en campeón de invierno por segundo año consecutivo, anunció a cuatro futbolistas de la actual plantilla que no cuenta con ellos para la segunda vuelta y que deben buscar un nuevo destino. Los que se tienen que ir son el defensa Ceballos, el medio Poley, el extremo Álvaro González y el delantero Farisato.

Lo ideal es que, en los cuatro casos, el contrato quedara rescindido antes del primer partido del próximo año, que es el 7 de enero en Huelva. Monteagudo no cuenta con ninguno para ese duelo y, en cambio, lo que sí espera el técnico manchego es poder incluir ya en esa convocatoria a alguno de los cuatro refuerzos que van a llegar en este mercado. Lo que sucede es que cada caso es un mundo y los tiempos de Belmonte, por ejemplo, no coinciden con los de dos de los futbolistas que tienen que irse. Se trata de Ceballos y de Poley. Ni el capitán ni el medio que vino del Lorca van a precipitarse y ambos estarán este jueves en el regreso al trabajo.

Los casos de Álvaro González y Marco Farisato son distintos. El primero se despidió la semana pasada, no contempla volver a Cartagena y va a terminar su proceso de recuperación en su Huelva natal. Su agente ya le busca equipo y no habrá problemas para pactar su rápida desvinculación del Efesé. El segundo, propiedad del Valencia, pidió irse para tener minutos en otro equipo. A falta de confirmación oficial, el delantero venezolano se marcha cedido al Orihuela, de la Tercera valenciana.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos