Mijaíl, el zar que no llegó a serlo

El 2 de marzo de 1917, Nicolás II abdica en su hijo Alexei designando a su hermano Mijaíl como regente, pero la salud del zarévich le hace rectificar y nombrar sucesor al gran duque.

Mijaíl Aleksándrovich Romanov era el hijo menor de Alejandro III, pero la muerte de dos de sus hermanos lo colocó como hipotético sucesor de Nicolás, a cuyos ojos no llevaba una vida ejemplar. Por dos veces le prohibió casarse y, a la tercera, huyó del país con una burguesa divorciada y después casada con un compañero del Ejército. El zar lo desterró y solo permitió su regreso para combatir en la Guerra Mundial.

Mijaíl advirtió a su hermano contra Rasputín y le pidió medidas reformistas, y el 3 de marzo rechazó la corona. Al enterarse, Nicolás no ocultó su enfado: «¿Quién le ha aconsejado semejante vileza?» Mijaíl fue el primer Romanov asesinado por los bolcheviques, el 13 de junio de 1918.

Fotos

Vídeos