Esto no es el C.S.I., es mejor

ANA BALLABRIGA

Que la Editorial Alrevés publique una novela ya quiere decir mucho. Bajo este sello se han publicado algunas de las obras de Víctor del Árbol y la del último ganador del Premio Hammett, David Llorente ('Madrid: frontera'). Ahora nos llega 'Flor seca'. Se trata del segundo libro protagonizado por la juez Sofía Valle, tras 'Juegos de maldad' (la que fue primera novela de Graziella Moreno).

En esta ocasión se unen a Sofía otros personajes, Anna y Víctor, jóvenes mossos d'esquadra, y volverá el policía nacional Enda Rivas con más protagonismo. El punto de partida es francamente atractivo: una mujer aparece muerta, medio desnuda, con el rostro y el cráneo completamente destrozados y unas delicadas flores secas sobre el cuerpo. Lo más desconcertante es que su cuerpo se halla sobre la isla de la cocina de un policía nacional sospechoso de prácticas poco éticas. A partir de este caso, que no deja de ser una excusa, asistimos a la dura investigación que deben llevar a cabo las fuerzas de orden público para aclarar lo sucedido.

Pero, ojo, esto no es CSI, aquí los resultados pueden tardar semanas, los funcionarios están desbordados de trabajo y las condiciones del juzgado son tan penosas como que no tienen ni siquiera aire acondicionado. Graziella Moreno sabe bien de lo que habla porque para eso ella también es juez y sufre en sus propias carnes las desventuras que aquí ficciona. Así, a través de un tratamiento realista, que hace que la historia sea aún más interesante, nos vemos inmersos en una trama donde la autora profundiza sobre lo fácil que es corromperse, sobre los límites de la moral y sobre lo complicado que es ser fiel al Estado cuando este, de alguna forma, te da la espalda.

Por cierto, fíjense en la portada del libro, el delicado dibujo les va a parecer más inquietante cuando lean la historia.

Temas

Libro

Fotos

Vídeos