Biografías nada ejemplares

'Signo de los tiempos' trata sobre personajes que causaron el mal a otros o a sí mismos

J. ERNESTO AYALA-DIP

No todos los nombres que han llenado las páginas de los periódicos han sido ejemplos a seguir. En todo caso son paradigmas de comportamientos nada saludables desde el punto de vista ético. Incluso del penal. A estas conclusiones nos lleva el soberbio ensayo del filósofo y antropólogo cultural Iñaki Domínguez, desde su libro 'Signos de los tiempos'.

El libro funciona solo aparentemente como biografías de nombres famosos por el mal que han ocasionado a otros o el mal que se han ocasionado a sí mismos. Todos ellos paradigmas de comportamientos mentales patológicos, resultados de sus vidas llenas de traumas infantiles, como del sistema de la abundancia que se dio en los EE UU, después de finalizada la Segunda Guerra Mundial. Vidas rotas desde el comienzo, guetos vulnerables a la injusticia y la arbitrariedad del sistema judicial, económico y social del país de la abundancia. Los personajes que Domínguez analiza son los siguientes: John Holmes, el rey del porno; Ed Gein, célebre asesino en serie; Frances Farmer, la bella actriz que no aceptó trabajar para los productores de Hollywood si la obligaban a pasar por sus alcobas; Stanley Tookie Williams, padre fundador de la célebre y temida banda de los Crips; Phil Spector, uno de los grandes productores y autores de música de rock de los sesenta y setenta, hoy preso por haber matado a una amante; Ulrike Meinhof, iniciadora de la guerrilla urbana en Europa; o Charles Manson, entre otros

Como verá el lector, muchos de estos nombres están ya instalados en el imaginario colectivo. No hace mucho murió Charles Manson en la cárcel. Solo oír su nombre ya se nos pone la carne de gallina. En este libro su autor procede a la manera de un biografista. Nos relata las vidas de sus personajes. Pero siempre sin perder de vista las coordenadas sociales y ambientales que permitieron comportamientos tan reprobables o tan audestructivos, como fue el caso de la actriz Frances Farmer, de la que seguramente el lector recordará la película del mismo título que la actriz Jessica Lange hizo a partir de su atormentada vida. Farmer sufrió lo indecible. No se le perdonó nunca su voluntad de salirse del guion que la sociedad (y sobre todo la de la industria del cine) le marca a todos y sobre todo a todas las que pretendan abrirse paso sin la 'generosa' ayuda de los productores.Todas las figuras de este libro son paradigmas que Iñaki Domínguez desmonta lúcidamente desde una perspectiva sociológica y marxista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos