'Beatus Ille'

ANTONIO PARRA SANZ

La posibilidad del retiro a un pueblo tranquilo para un escritor en crisis siempre supone un halo de esperanza, al menos eso pensaba Ramsés cuando acepta el consejo de su amigo Juan Jesús y marcha a la pequeña localidad de 'La Carcoma', en plena Sierra de Cádiz. Apenas le queda tiempo para redactar su tercera novela antes de que los compromisos editoriales le devoren, y el pueblo parece su única salida. El argumento en sí sería conocido, de no ser por lo que ocurrirá a continuación, gracias a la mano y la pericia de Daniel Fopiani, que logró encandilar al jurado del Premio Valencia Nova 2017 Alfons El Magnanim.

Y esa diferencia, ese salto de calidad, llega con la aparición, en las paredes de la casa, de una serie de números correlativos en orden descendente, una macabra cuenta atrás que no sabemos muy bien a quién va destinada. Con esos toques de misterio, que el autor sazona muy bien con el escepticismo de su protagonista, la narración avanza al tiempo que el ambiente se enrarece un poco más en cada capítulo, y de las disquisiciones sobre la creación literaria, o el vacío que impide dicha creación, pasamos a unas sombras que van cercando a Ramsés mientras los habitantes del pueblo siguen sin aceptarle.

Es notoria también la presencia del sargento Loredo, un guardia civil afectado de rotacismo -magníficamente reflejado por el autor en los diálogos-, y cómo este se ve empujado a investigar mientras sigue lidiando con la nostalgia que le tiene separado de su mujer y su hija. Daniel Fopiani ha establecido una cadencia narrativa estupenda, un ritmo acorde a lo que Ramsés está viviendo, incluyendo la numeración inversa de los doce capítulos. El ambiente opresivo de 'La Carcoma', los secretos que se ocultan, la soledad del escritor de fondo que aún no acaba de saber si será escritor de verdad, el misterio de algo ocurrido en el pasado, todo conforma un combinado que se vuelve, por fuerza del talento, muy atractivo para el lector.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos