La Verdad

Memoria recuperada

  • La recuperación de Ricardo Serna Alba es como un lejano punto de encuentro

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

La recuperación de Ricardo Serna Alba es como un lejano punto de encuentro. Personaje prácticamente olvidado, debido a las circunstancias de la guerra civil y sus etapas posteriores, se trata de un periodista, que desempeñó un importante papel en 'El Liberal', periódico fue signo de una época y de un método periodístico contundente.

Ricardo Montes, habituado a este tipo de trabajos, José A. Sánchez Hernández y Enrique Serna Rodríguez son autores de 'Ricardo Serna Alba y El Liberal. Exilio en Orán', libro que refleja el «merecido prestigio de un periodista inteligente, brillante y culto», como demostró a través de polémicas «duras y desgarradas, y con un estilo inconfundible». Presidente de la Asociación de la Prensa y director de 'El Liberal', fueron cargos que le obligaban a estar inmerso en la vida social de la ciudad, aunque sin abandonar sus labores profesionales, ni renunciar a sus planteamientos ideológicos. En los periódicos de la época se refleja con claridad su participación en multitud de actos, en los que el protagonista no era el diario en el que trabajó y dirigió, sino las cuestiones que envolvían a la ciudad, como podía ser la educación y la creación de nuevas escuelas, o el reconocimientos a personajes tan notables como Ricardo Codorníu o Lostau de la Membrillera. De ideales republicanos, siempre se mantuvo al margen de todo tipo de violencia, defendiendo que el pueblo no participase en actos tan vandálicos como la quema de conventos, «algo que no debió ocurrir nunca», afirmaba.

El libro incluye un diario, en el que el propio Ricardo Serna relata su vida en el exilio y en el que va desgranando unos sentimientos y unos recuerdos que hacen sentir las realidades que acompañan a su nueva situación y añoranzas profesionales. Se indica que este diario parece haber sido escrito «por instinto de supervivencia, como si buscara en la escritura un punto de equilibrio o una tabla de salvación». En definitiva, una obra, editada por el Colegio de Periodistas, que nos rescata del olvido a quien desempeñó en la Murcia de entonces una misión imprescindible, en el desarrollo de la vida política y periodística, especialmente de los años treinta.