La Verdad

El poder del relato

  • Dice Alejandro Amelivia en uno de sus relatos que las golondrinas caían al suelo como meteoritos, mostrando así la capacidad de crear un ambiente asfixiante y rural que es percibido de un plumazo por el lecto

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Dice Alejandro Amelivia en uno de sus relatos que las golondrinas caían al suelo como meteoritos, mostrando así la capacidad de crear un ambiente asfixiante y rural que es percibido de un plumazo por el lector. Y de eso se trata en estas nueve piezas, de lograr espacios narrativos muy particulares, de aire faulkneriano algunos, todos norteamericanos, hasta alcanzar atmósferas densas, con personajes muy bien perfilados y argumentos potentes, demoledores incluso.

Un tipo que aprovecha los sueños para realizar sus venganzas, la desidia de un alcohólico incapaz de cuidar a un niño, un viejo desencantado atraído por la belleza indómita de una artista hippy, un pueblo que rechaza a los forasteros hasta límites insospechados, el deseo de poder escapar de la muerte, la soledad del campo y el miedo a lo desconocido, una médium que atrapa a los incautos valiéndose de su necesidad de hablar con los muertos. En todos los casos hay un persistente aroma a fracaso, como si los seres de estos cuentos estuvieran ya tocados por el malditismo de lo inevitable.

Pero eso sí, con una sobresaliente calidad literaria en la que a veces se alternan las voces narrativas, como en 'La fatiga de los materiales', uno de los más destacados porque esa fatiga no es más que el miedo a la vejez disfrazado de la heroicidad de reparar la vieja casa y conquistar a la joven vecina. Una calidad que en otras ocasiones viene marcada al ceder el autor el protagonismo a los diálogos, como en 'La chica de mis sueños', o al mostrar una prosa dura y desgarrada para construir el relato más demoledor, 'Kentucky Gentleman', que le dejará a cualquier lector una profunda amargura en el alma.

Un puñado de historias que alcanzan un valor literario fuera de lo común, y que una vez más demuestran la capacidad de autores como Alejandro Amelivia para ilustrar el potencial del relato breve español.