El agua, fuente de cultura y de inspiración

'Escena callejera', de Medina Vera. (Museo ABC)./
'Escena callejera', de Medina Vera. (Museo ABC).

PEDRO SOLER

En la exposición sobre Inocencio Medina Vera, que se celebró en el Palacio del Almudí en la primavera de 2001, fueron decenas de ilustraciones las que se ofrecieron, junto a numerosos óleos, que recogían un ambiente muy popular y entrañable, y que expresaba el interés del pintor por acercarse a escenas de su propio ambiente. Las ilustraciones provenían de revistas madrileñas en las que Medina Vera colaboró, pero especialmente de 'Blanco y Negro', en la que dejó impresa una extensa y variada colección de dibujos y gouaches, que caricaturizaban a personajes de la época o reflejaban escenas propias del Madrid de hace más de un siglo, incluyendo festejos, situaciones políticas, escenarios públicos... Se trataba de originales propiedad del Museo ABC.

Ahora, Medina Vera ha vuelto, incluido en la exposición 'Memoria del agua', que, organizada por el citado museo y el diario 'La Verdad', puede contemplarse en Los Molinos del Río. Es una presencia más limitada y definitiva, porque la exposición encierra un carácter específico, como lo es aplicar un sentido tradicionalista en el aprovechamiento hídrico, pero también mostrar la influencia y el poderío del agua, dentro de sus carencias y sus desmadres.

Con esta idea esencial, y por muy variopintas conclusiones a que se pueda llegar, tras la visión de las obras expuestas no es de extrañar que la presencia de Medina Vera arranque con la presencia de 'Ilusiones', un óleo en el que una burbuja enorme parece obnubilar la mirada de una joven, recubierta de una belleza etérea y por unos tonos cromáticos de extrema suavidad. Posteriormente, la obra de nuestro pintor se irá abriendo a otras situaciones, en las que desempeña un papel más trascendente la pura naturaleza, que siempre cuenta, por supuesto, con la presencia del río que quiere desbordarse; que se muestra manso para que los niños puedan jugar en sus orillas; o totalmente arrasador de cuanto encuentra a su paso, como el pintor refleja en el conmovedor guache dedicado a las trágicas inundaciones de Santomera, de 1906. En estas y en otras escenas, Medina Vera muestra un dominio de la técnica, que convierte las realidades reflejadas en auténticas informaciones visuales de los acontecimientos.

Insistiendo en otros autores cercanos, la exposición presenta una serie de fotografías, del Archivo Fotográfico de ABC, realizadas a lo largo de un amplio período por conocidos autores, como Carlos Mateo López, Sáez, José Casaú, Alberto Miralles o Javier Carrión, quienes, en gran parte, ofertan auténticas imágenes desconocidas o insólitas, con muy directas referencias acuíferas, que abarcan desde un río Segura modestamente saturado, hasta una Cartagena cubierta por la nieve y por las inundaciones de 1919, o la simple inauguración de una fuente pública.

Pese a este interés tan cercano que puedan suscitar nuestros fotógrafos y, desde luego nuestro pintor Medina Vera, esto no puede impedir que se preste debida atención a otros pintores y dibujantes, presentes en la exposición y que fueron un hito dentro del mundo de la ilustración. Ellos también se ocuparon de plasmar los valores del agua y sus servidumbres públicas, en sus más distintas versiones, como un sistema, además de esencial para la supervivencia, embellecedor del contorno. Uno de los más notables ilustradores de la época fue el cordobés Díaz Huertas, quien con sus obras consiguió numerosos premios a nivel nacional. Serafín Avendaño, un gallego de categoría artística, de quien se conservan obras en el Museo del Prado. Papel destacado jugó Joaquín Xaudaró, quien obtuvo enorme éxito, gracias a sus viñetas en 'ABC', que aparecían con aquel perrito que llegó a ser denominado como 'El perrito de Xaudaró'. No menos puede decirse de Ramón Manchón, quien en sus ilustraciones fue uno de los primeros que introdujo el art nouveau.

Otro ilustrador notable, el gallego Federico Ribas, fue quien sentó las bases de la publicidad española en los medios escritos. También puede citarse a Adolfo Lozano, Tomás Muñoz Lucena, Eduardo Manzana..., ilustradores, a los que hay que sumar humoristas -Mingote, Puebla, Manuel Sánchez Baena (MAN)- que se valieron o valen de sus dibujos, para ocuparse de la temática del agua en momentos muy oportunos o con interpretaciones variopintas o incluso disparatadas.

Imposible sería en este espacio tratar detalladamente sobre las más de sesenta piezas que incluye 'Memoria del agua'. Lo que se evidencia, junto a la calidad artística que como ilustradores denotan no pocos de los autores citados, es el sentido humano y social que la muestra encierra, porque el agua «ha estado presente en todas las culturas» y «ha sido fuente de constante inspiración».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos