La transferencia tecnológica no siempre da el salto al mercado

Gustavo Adolfo Salcedo, Isidro Ibarra, Bernardo Martiín, Álvaro Macián y Lola Ojados./A. Gil / AGM
Gustavo Adolfo Salcedo, Isidro Ibarra, Bernardo Martiín, Álvaro Macián y Lola Ojados. / A. Gil / AGM

El sistema antivuelco para tractores, desarrollado por investigadores de la UPCT y reconocido a nivel internacional, encuentra dificultades para salir a la venta por falta de financiación e interés de la industria

M. J. MORENOMURCIA

En la Región de Murcia, desde el año 2005, el Instituto de Seguridad y Salud Laboral realiza el registro y análisis de accidentes provocados como consecuencia del vuelco de tractores, con el objetivo de conocer el número real de accidentes y sus causas. En el periodo comprendido entre 2005 y 2012, se produjeron 44 accidentes de vuelco de tractor en la Región de Murcia; en 29 de ellos el conductor falleció. Uno de los datos más relevantes obtenidos del análisis es que en los vuelcos de tractor que disponían de protección mediante arco, en un 76,9% este estaba abatido, lo cual indica que el accionamiento del arco tal cual está diseñado actualmente es ineficiente y se justifica la necesidad del diseño de sistemas automáticos de accionamiento.

Esa elevada siniestralidad llevó a que en 2014, investigadores del Servicio de Apoyo a la Investigación tecnológica (SAIT) de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) presentaran la patente de un dispositivo para el accionamiento automático de un arco de seguridad que reduce el riesgo de accidentes en tractores agrícolas con arco abatible adelantado, ya que garantiza que el arco siempre esté alzado en el momento en el que se produzca el vuelco del vehículo.

Este nuevo dispositivo ofrece dos modos de funcionamiento: el primero permite el alzado automático del arco cuando el tractor circula por un terreno con un determinado nivel de pendiente o giro o velocidad, o combinación de estos factores; y el segundo posibilita el alzado del arco a voluntad por el tractorista que, sin abandonar el puesto de conducción, puede accionar el mecanismo de alzado y el abatimiento. El accionamiento a voluntad por el tractorista se ha diseñado para que sea sencillo y cómodo de utilizar, ya que el tractorista no tiene que moverse del asiento, debido a esta facilidad de uso se estima que pueden reducirse las situaciones de riesgo. Además, cuando se produce el accionamiento automático del arco, el sistema envía un SMS con las coordenadas geográficas del tractor, para una rápida actuación de los servicios de prevención, 112, etc.

Desde su presentación, el dispositivo desarrollado en la UPCT ha sido reconocido en diferentes ocasiones como el XXI Congreso Mundial de Seguridad y Salud en el Trabajo 2017, celebrado del 3 al 6 de septiembre en Singapur y organizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Asociación Internacional de la Seguridad Social (AISS); el IX Congreso Ibérico de Agroingeniería 2017 Braganza (Portugal), premio a la mejor comunicación en el área de innovación educativa en agroingeniería y en el XVl Congreso Internacional de Prevención de Riesgos Laborales ORP 2016, celebrado en Colombia del 5 al 7 de octubre de 2016, premio a la mejor comunicación por el trabajo 'Simulación de conducción y vuelco de tractores con arco abatible'.

A pesar de su éxito, todavía no se encuentra en el mercado algo que, en palabras de la directora técnica del Servicio de Diseño Industrial y Cálculo Científico de la UPCT, «no ha sido posible porque para ponerlo a la venta es necesario realizar unos ensayos previos para el marcado CE del dispositivo, y que tienen un coste aproximado de 20.000 euros».

Como señala, «para los fabricantes de tractores, la gama de tractores sin cabina (con arco de seguridad) supone un porcentaje pequeño de las ventas; aunque en las zonas como la nuestra de cultivo de frutales, cítricos y viña el número de tractores de este tipo sí que es mayoritario; por ello están más interesados los concesionarios de la zona que los fabricantes. De hecho varios concesionarios de la Región se han interesado por el prototipo; lo han montado en tractores y con alguno de ellos estamos viendo la posibilidad de colaborar».

Mejorar la formación

No obstante, desde el SAIT se sigue apostando por esta iniciativa y ha desarrollado un simulador que permite medir la seguridad de los arcos antivuelco para tractores. «Se trata de un simulador de conducción con realidad virtual inmersiva, el cual incorpora una plataforma de movimiento de 3 grados de libertad, que transmite la sensación de aceleración, inclinación y vuelco. Es capaz de transmitir la sensación de vuelco de manera segura. La plataforma consta de asiento, pedales, volante, cinturón de seguridad..., todo ello simula la configuración de un tractor con este tipo de características en los que no hay cabina, pero sí arco abatible», según Isidro Ibarra, director del SAIT.

El objetivo del mismo es mejorar la formación de los conductores de tractores y realizar investigación de accidentes. Bernardo Marín, investigador del área de ingeniería agroforestal de la UPCT, explica que «dentro del simulador, tras la evaluación de los riesgos derivados del manejo de este tipo de maquinaria, se ha elaborado un circuito que permite al usuario relacionarse con los mismos y adquirir las habilidades y capacidades necesarias para un buen uso del dispositivo de seguridad. La utilidad de esta herramienta radica en que además de esa relación se puede obtener una medida por parte del servicio de prevención que permita autorizar o denegar permisos a los conductores en función de sus resultados».

Por otro lado, el simulador es muy útil para la investigación de accidentes ya que a partir de siniestros reales, se reproducen los escenarios de los mismos con el fin de que el trabajador se exponga a las situaciones de riesgo en una experiencia controlada.

En general, los datos recogidos de la actividad del simulador aportan información sobre si el trabajador ha integrado adecuadamente los riesgos derivados de la conducción de este tipo de tractores. Respecto al conductor, le ofrece una experiencia sensorial más allá de lo cognitivo. Además, como resultado de la actividad formativa de realidad virtual inmersiva propuesta y ensayada, se obtiene una puntuación objetiva de los fallos, aciertos, tiempos y demás factores que intervienen en el transcurso del recorrido establecido en un medio agrario a imagen del real. Esto aporta al responsable en prevención y de la formación de los trabajadores una valiosa información para el desarrollo de su trabajo.

Realidad virtual

En adelante el equipo del SAIT espera poder utilizar la realidad virtual para investigar accidentes laborales recreando con la mayor fidelidad posible cómo ocurrieron y creando escenarios alternativos con los que parametrizar las causas principales del suceso y poder medir las probabilidades de que se produzcan accidentes y víctimas en función de la utilización o no de medidas de seguridad.

Al mismo tiempo, están desarrollado ventanas de infrarrojos y cámaras termográficas instaladas como dispositivos de seguridad capaces de discernir entre materiales y personas y evitar así atrapamientos en máquinas de taller; a la vez que siguen con la creación y reproducción de escenas de realidad virtual basadas en accidentes producidos en el ámbito laboral, construcción, conducción, etc.

Temas

Upct

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos