Sólo hay un modo de hacer ciencia

La sociedad avanza porque existe la curiosidad que lleva a tratar de responder preguntas: ¿por qué ocurre esto?, ¿cómo puedo mejorar aquello?, ¿de dónde venimos, ¿a dónde vamos?... Pero para que las respuestas obtenidas sean rigurosas y aceptadas por toda la comunidad, la forma en que se obtienen debe haber seguido lo que se conoce como 'método científico', es decir, una serie de pasos que ayudan a responder una pregunta de forma organizada y objetiva.

En general, el método científico se basa en dos pilares fundamentales: la reproducibilidad y la refutabilidad. Según el primero, todos los experimentos se deben poder reproducir en cualquier lugar y por cualquier persona, y el segundo implica que toda proposición científica debe ser susceptible de ser falsada o refutada, es decir, el método científico rechaza las verdades absolutas ya que con el desarrollo de nuevas tecnologías o con la aparición de nuevos descubrimientos, u otros cambios, los experimentos pueden arrojar resultados diferentes pasado algún tiempo. Así pues, cabe destacar que las proposiciones científicas nunca pueden considerarse absolutamente verdaderas, sino a lo sumo no refutadas.

Fotos

Vídeos