El misterio de las isoflavonas para la menopausia

El binomio ciencia/publicidad se le ha ido de las manos a mucha gente y el consumidor se encuentra totalmente indefenso

JOSÉ MANUEL LÓPEZ NICOLÁS

Hay moléculas químicas que están muy de moda. Se habla de ellas constantemente en los medios de comunicación, en la publicidad de muchos productos comerciales y en todo tipo de foros. Me refiero a los ácidos grasos omega 3, a la carnitina, a la taurina, etc. De muchas de ellas ya les he hablado, pero hay un grupo de moléculas sobre las que nunca he escrito y que me tienen perplejo. Les hablo de las isoflavonas, los ingredientes estrella de muchos productos recomendados para combatir los síntomas de la menopausia.

Hace unos días, en la misma estantería de un famoso centro comercial, encontré productos para la menopausia etiquetados como 'con isoflavonas' y productos para la menopausia etiquetados como 'sin isoflavonas'. De locos. ¿En qué quedamos? ¿Son peligrosas las isoflavonas? ¿Son beneficiosas? ¿Mejor 'con' o mejor 'sin'? Comencemos el análisis.

Las isoflavonas son compuestos de naturaleza polifenólica que forman parte de uno de los más importantes grupos de fitoquímicos, los flavonoides, y cuya principal fuente dietética son la soja y sus derivados. Debido a que tienen una estructura similar a los estrógenos humanos, las isoflavonas son consideradas como fitoestrógenos. Esto las ha llevado a ser consideradas un 'remedio natural' que supuestamente actúa como alternativa a las hormonas para atenuar los adversos efectos secundarios de la menopausia. Por esta razón la industria alimentaria y nutracéutica ha diseñado numerosos productos (principalmente diferentes tipos de leche, yogures y una gran variedad de suplementos dietéticos) que prometen combatir los efectos secundarios de la menopausia entre otras muchas cosas. Sin embargo, en los últimos meses una tendencia totalmente inversa se está imponiendo en las superficies comerciales: anunciar productos 'sin isoflavonas'.

Vista la sorprendente dualidad 'sin/con isoflavonas' es necesario evaluar tanto la efectividad como la toxicidad de las isoflavonas.

A) 'Con isoflavonas': ¿sirven para algo enriquecer productos con isoflavonas?

No. Los productos enriquecidos en isoflavonas de soja no son efectivos como sustitutivos a las terapias con estrógenos para paliar los sofocos, la sequedad vaginal o los trastornos del sueño que frecuentemente acompañan a la menopausia. Así lo demuestran exhaustivos estudios científicos. Además, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria ha dictado informes negativos sobre la supuesta eficacia de dichos productos sobre los efectos de la menopausia. Por si fuera poco ,en estos documentos también se habla de la nula efectividad de las isoflavonas como agentes antioxidantes, como reguladores el colesterol, etc.

Entonces, los productos que llevan isoflavonas y se anuncian contra la menopausia... ¿son un fraude? No. Estos complementos también poseen vitamina B6 en su composición. ¿Y eso es importante? Sí, porque según la legislación actual la presencia de una pequeña cantidad de vitamina B6 le permite decir a muchos complementos que «ayudan a regular la actividad hormonal».

Vale, según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria todos los efectos de estos suplementos se basan en la presencia de vitamina B6 en composición, pero... ¿es necesario consumir suplementos de Vitamina B6? No. Según la última Encuesta Nacional de Ingesta Dietética (Enide) la ingesta observada de vitamina B6 es de 2 mg/día en hombres y 1,6 mg/día en mujeres lo que refleja la inexistencia de problemas de deficiencias de esta vitamina en la población española. Además, al comparar la distribución de las ingestas habituales de vitamina B6 con los valores de referencia EARs (requerimientos medios estimados) no se observan problemas de ingestas inadecuadas en la población.

En definitiva, suplementar la dieta habitual con vitamina B6 es absurdo, ni para la menopausia ni para nada... Pero si ustedes se empeñan en consumir vitamina B6, existen muchos alimentos ricos en este micronutriente. Entre ellos me decanto por el plátano. Una única pieza de esta fruta aporta prácticamente la mitad de la cantidad diaria recomendada de Vitamina B6. Además tienen un alto contenido en otras vitaminas: potasio, hidratos de carbono, etc.

B) 'Sin isoflavonas': ¿son peligrosas las isoflavonas?

¿Qué mensaje subliminal se envía al consumidor al publicitar un producto como 'sin isoflavonas'? Pues el mismo que con los eslóganes 'sin conservantes', 'sin colorantes', 'sin aditivos', 'sin azúcar', 'sin grasas'... que si el producto llevara isoflavonas podría existir algún riesgo sobre la salud así que mejor tomarlo 'sin' que 'con'. ¿Y es eso cierto? Veamos.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria ha publicado un informe basado en 105 estudios (43 en humanos y 62 en animales) que deja las cosas las cosas claras: a día de hoy no existe indicio de que las isoflavonas, en los niveles que se encuentran típicamente en los complementos alimenticios, causen daño a las mujeres postmenopáusicas. Los científicos de la EFSA se centraron en los posibles efectos nocivos sobre la glándula mamaria, útero y tiroides de las isoflavonas daidzeína, genisteína, glyciteina, biocanina A y formononetina, y de sus glucósidos daidzina, genistina, glicitina y puerarina.

Además, se evaluaron los posibles riesgos para las mujeres durante el período de transición a la menopausia y para las mujeres menopáusicas con antecedentes o historia familiar de cáncer. El informe señala que aún no hay datos para evaluar la seguridad de estas sustancias para estos grupos de mujeres, lo que no significa que sean peligrosas.

Después de lo que les he contado, hoy la respuesta a la pregunta que formulé anteriormente (¿Qué es mejor: un producto'con isoflavonas' o uno enriquecido 'sin isoflavonas'?) está clara. Da igual. Enriquecer un producto con isoflavonas no aporta beneficios sobre la salud, pero eso no significa que sea perjudicial.

Estimados lectores, el binomio ciencia/publicidad se le ha ido de las manos a mucha gente y el consumidor se encuentra totalmente indefenso. Vender productos que tienen como valor añadido un compuesto bioactivo con supuestas propiedades milagro no demostradas y en la misma estantería vender otros cuyo mayor beneficio es no tener ese mismo compuesto bioactivo porque puede ser peligroso (sin serlo realmente) es lamentable. ¿Hasta cuándo hay que soportar esto?

Fotos

Vídeos