Ciencia y Mundial de Fútbol

LA COLUMNA DE LA ACADEMIA

ALBERTO TÁRRAGA TOMÁS ACADÉMICO NUMERARIO DE LA ACADEMIA DE CIENCIAS

A partir del próximo 14 de junio asistiremos a la celebración en Rusia de uno de los eventos deportivos más importantes, populares y con mayor impacto social del mundo: el Mundial de Fútbol 2018. Las agencias de viaje ultiman sus ofertas, se actualizan las guías prácticas para asistir a este espectáculo, las casas de apuestas publicitan sus propuestas, etc. Pero, ¿qué tiene que ver la ciencia con este evento? Mucho.

Es obvia la relación que el fútbol, como cualquier otro deporte, tiene con la Medicina al abordar esta aspectos tan fundamentales como la capacidad física del futbolista o la prevención de factores de riesgo. Sin embargo, los adelantos tecnológicos conseguidos con el avance de otras ciencias (Matemáticas, Física, Química, o Ciencia de Materiales, entre otras) también han influido decisivamente en el desarrollo de este evento a lo largo de toda su historia.

Dentro de este contexto es importante subrayar el papel que la Química, en general, y la síntesis de polímeros -generalmente orgánicos- en particular, ha jugado en la evolución de este deporte. Ciñéndonos exclusivamente a los elementos esenciales para el desarrollo del juego -balón e indumentaria de los jugadores-, hay que resaltar que la utilización de estos polímeros sintéticos ha permitido ir consiguiendo balones cada vez más elásticos, impermeables y ligeros que los construidos con el cuero tradicional, utilizado en los inicios de este deporte. Y así hasta llegar al balón oficial del presente campeonato, el 'Telstar 18', construido con materiales reciclados y cuyas características están ampliamente publicitadas por su fabricante.

Análogamente, la progresiva incorporación de fibras sintéticas de tipo nylon, lycra (elastina) o poliéster, ha propiciado la fabricación de equipaciones que permiten una mejor ventilación corporal y resistencia al agua, disminuyendo la sensación de humedad provocada por las antiguas indumentarias de algodón. Lo mismo podría decirse de la incidencia de los nuevos materiales sintéticos en la fabricación de unas botas cada vez más ligeras, cómodas y con mejor ventilación del pie.

Junto a estos avances, ligados a la Química, hay que destacar la influencia de otros avances tecnológicos como los que han propiciado una creciente mejoría en la transmisión de los partidos que, en este campeonato, se realizará con una resolución cuatro veces mejor que la ofrecida por la alta definición... Y no hemos hablado de la incidencia de la tecnología en la gestión arbitral mediante la aplicación del anunciado sistema de video-arbitraje (VAR).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos