La Verdad

La industria 4.0 ya está aquí

Fernando Manuel Martínez, de la empresa Takasago International Chemical.
Fernando Manuel Martínez, de la empresa Takasago International Chemical. / Guillermo Carrión / AGM
  • Recientes avances tecnológicos y desarrollos científicos llegan con fuerza a las empresas y apuntan a una nueva revolución industrial

Como consecuencia de la globalización que está creciendo de manera exponencial, sobre todo en la última década, la industria se encuentra en un momento de evolución, en el que la gestión de la información generada en todas las áreas de la empresa debe ser llevada a cabo de forma eficiente y en tiempo real, para así ser más flexibles y atender de manera más eficaz las demandas, cada vez más particulares y cambiantes de los clientes.

Debido a esto, la interconectividad en tiempo real entre todas las áreas de gestión de la empresa es el punto clave en este cambio. El paso ya dado hacia una sociedad de la información debe ser ahora conducido hacia las fábricas, creando 'plantas inteligentes' donde la gestión de la información pasa a ser la base de la mejora continua y de la optimización de procesos. A esto, junto con la utilización de tecnologías disruptivas como pueden ser la fabricación aditiva, la realidad virtual o la realidad aumentada, se le conoce como Industria 4.0.

«Este tipo de fábricas presentan un elevado grado de automatización y de digitalización, recurriendo al uso intensivo de internet, redes virtuales y tecnologías disruptivas, con el objetivo de transformarlas en 'inteligentes'. Estas fábricas están caracterizadas por una intercomunicación en tiempo real entre los diferentes equipos que componen las cadenas de producción, de aprovisionamiento y de logística, en definitiva, toda la cadena de suministro», tal y como explica Fernando Manuel Martínez, director técnico y de Sistemas de Información de Takasago International Chemical.

Su posición en la empresa le llevó a desarrollar una investigación que ayudara, precisamente, en su evolución hacia la Industria 4.0. El proyecto de investigación, que le sirvió para doctorarse en Ciencias Químicas por la Universidad de Murcia, se focalizó en la gestión en tiempo real de información proveniente del mantenimiento predictivo de equipos dinámicos, la optimización de los consumos energéticos asociados, así como la integración de esta información en la cadena de valor de la empresa.

Y es que, insiste, «la gestión en tiempo real de la información generada en cualquiera de los departamentos de la empresa es la base de la mejora continua y concretamente de la mejora de procesos». Ahí radica la principal ventaja de estas industrias, dejan de ser reactivas y pasan a ser proactivas en la resolución de los problemas, se hacen más flexibles y mucho más eficientes.

Obviamente, los nuevos avances no llegan solos sino que requieren del apoyo humano. Así pues, este tipo de empresas requieren de un perfil profesional específico, según Martínez: «Necesitan de personas formadas en diferentes disciplinas, flexibles, que sepan trabajar en equipo y, sobre todo, consumidoras de nuevas tecnologías y sin miedo a los cambios».

Y, como suele ocurrir en la mayoría de las revoluciones industriales, existe un miedo a que la implantación de nuevas tecnologías suponga el despido del personal menos cualificado. «Sin negar una realidad, la Industria 4.0 aboga por el papel fundamental de las personas en la cadena de producción, pero cambiando el rol del 'operario que no piense' por el 'controlador que analice'. Este cambio es fundamental, ya que las personas pasan a ser parte de la cadena de valor de la empresa, siendo proactivas en vez de reactivas, y participando en la toma de decisiones de la empresa. El trabajo en equipo, desde la base de la empresa hasta la alta dirección, es uno de los puntos clave en este cambio», apunta el experto.

En cuanto a la inversión necesaria por parte de los empresarios para llevar sus negocios al siguiente nivel, señala que «aunque las inversiones en aplicaciones de I4.0 suelen ser relativamente asequibles, el camino hasta llegar a un grado de automatización y digitalización suficiente necesita de una considerable inversión. Por otro lado, este tipo de proyectos suelen tener retornos de inversión muy cortos, por lo que su amortización es rápida».

Cuarta revolución industrial

Asociada a estas industrias generación 4.0 ya se habla de un nuevo periodo de cambios. A ese respecto, Martínez señala que «el concepto de Industria 4.0, surgió en Alemania en 2011-2012, es un nuevo hito en el desarrollo industrial que sin duda marcará importantes cambios en los próximos años».

El uso intensivo de internet, la digitalización y las tecnologías disruptivas aplicadas en las industrias las harán más inteligentes, más respetuosas con el medio ambiente, con cadenas de producción mejor comunicadas entre sí y mucho más flexibles, de forma que puedan atender más adecuadamente los mercados de oferta y demanda.

Aun no siendo una realidad ya consolidada y experimentada, esta 'evolución' de la industria se encuentra en pleno desarrollo gracias a la incorporación a los entornos industriales de tecnologías como la realidad virtual y aumentada, el internet de las cosas industrial (I2OT), los sistemas de 'Cloud Computing', sistemas expertos basados en 'Big Data', sistemas verticales de integración tipo ERPs y MES para la gestión de la información en tiempo real, impresión 3D y otras tecnologías que están acelerando de forma notable esta evolución. Por lo que, en opinión del experto, «en los próximos cinco años, al igual que está sucediendo con los dispositivos electrónicos de consumo, veremos notables cambios en los entornos industriales».

Además, no duda en afirmar que «esta evolución de la industria ha venido para cambiar definitivamente el concepto actual de fábrica. Ante este cambio, las empresas deben de ser proactivas y adaptarse, cada cual en su medida y necesidades, ya que quedarse inmóvil pensando que esto es una simple moda potenciada por temas políticos haría a la empresa quedarse fuera del tablero de juego económico y tecnológico».

Por otro lado, resalta que el medio ambiente va a ser el gran beneficiado de la puesta en marcha de estas tecnologías. «Las cadenas de producción y suministro serán más flexibles y mucho más eficientes, por lo tanto, más respetuosas con el medio ambiente».

Takasago se alía con las universidades

Desde el año 2012, la empresa Takasago y la Universidad de Murcia tienen suscrito un convenio de investigación para el desarrollo de nuevas metodologías operativas de mantenimiento predictivo en los equipos dinámicos. Bajo este proyecto se han desarrollado nuevas técnicas y estrategias en lo referente a las necesidades reales de seguimiento y diagnóstico de los equipos en el plan de mantenimiento predictivo, en la forma de gestionar la logística de la cadena de producción en función del estado funcional de los equipos en cada momento y en la implementación de aplicaciones novedosas para la gestión, procesamiento y presentación de la información recabada, de modo que esta llegue en tiempo real a todo el personal involucrado.

A la vez, desde 2016, la empresa y la UPCT tienen suscrita una colaboración en forma de Cátedra, donde se desarrollan trabajos de investigación más enfocados a la ingeniería química y de procesos.

Estas colaboraciones no son algo extraño para ellos, sino que recurren de manera habitual a las mismas y en función de los proyectos de investigación abiertos. Ya han trabajado con otras universidades, así como con los centros tecnológicos de la Región, como el Centro Tecnológico de la Construcción (CTCON) y el Centro Tecnológico de la Energía y el Medio Ambiente (Cetenma).

Pocas dudas quedan de que Takasago puede ser considerado como un ejemplo de Industria 4.0, no por el uso de tecnologías disruptivas, sino por la gestión de la información en tiempo real de todos los departamentos integrados en la cadena de suministro. Tecnologías como la fabricación aditiva y la realidad aumentada se están actualmente testando en pequeñas pruebas piloto con resultados satisfactorios.

Gracias a los avances realizados en Industria 4.0 y, sobre todo, al trabajo en equipo realizado en los últimos años, desde las bases de la empresa hasta la dirección, Takasago ha sido capaz de aumentar su capacidad de producción en torno a un 50%, incrementar drásticamente la productividad, reduciendo los costes energéticos un 40% y aumentando la calidad del servicio a sus clientes, haciendo, en definitiva, a la empresa mucho más competitiva y un referente en el sector.

Temas