La Verdad

Mapeando a bajas profundidades

Manuel Erena, con traje azul, con uno de los drones que se utilizan para mapear las profundidades.
Manuel Erena, con traje azul, con uno de los drones que se utilizan para mapear las profundidades. / Antonio Gil / AGM
  • El Imida y la empresa murciana NIDO Robotics desarrollan drones submarinos que permiten escudriñar el fondo del mar como nunca antes

Resulta habitual durante la época escolar trabajar con mapas físicos en los que se sitúan los accidentes geográficos y de relieve que existen sobre la Tierra, y es ahí donde una gran zona aparece en azul, representando la enorme extensión de terreno ocupada por mares y océanos. Bajo esas aguas, obviamente, también se encuentran altos y bajos. Los fondos marinos son grandes desconocidos a pesar de que suponen más del 70% de la superficie total del planeta.

Ahora bien, también es posible realizar mapas de su relieve, que se conocen como mapas batimétricos. Se llevan a cabo mediante batimetría, una técnica topográfica que estudia el conjunto de las profundidades marinas. Y su importancia es muy relevante en casos como el del Mar Menor para determinar, por ejemplo, en qué estado se encuentran los fondos o cada cuánto tiempo se renuevan sus aguas (se estima que cada dos años y medio).

Precisamente, la zona de Las Golas, el lugar en el que se produce el mayor intercambio con el Mediterráneo, posee una profundidad baja (entre los 20-100 cm) y esto había imposibilitado la realización allí de una batimetría. «A finales de 2016, el IEO (Instituto Español de Oceanografía) realizó trabajos batimétricos en el Mar Menor hasta los 3-4 metros de profundidad, pero acercarse más no le fue posible por seguridad de la embarcación, ya que el barco necesitaba más calado», comenta Manuel Erena, investigador principal del Grupo de Sistemas de Información Geográfica y Teledetección (SIGyT) del Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (Imida) de la Región de Murcia.

Por primera vez, su equipo, en colaboración con la empresa murciana Nido Robotic y la sociedad IPH, ha desarrollado unos vehículos dirigidos de manera remota (a los sumergibles se les llama ROV, por sus siglas en inglés), más conocidos como drones, que les han permitido llevar a cabo la medición de miles de puntos en esa zona de baja profundidad y crear un mapa de la misma.

Se trata de un proyecto solicitado por la Consejería de Agricultura y Agua y financiado al 80% con fondos Feder. Mediante los datos recogidos con los drones y en combinación con los tomados desde el aire, mediante fotogrametría aérea, y otros llegados por satélite, se va a generar un modelo digital de elevación y una cobertura continua de imágenes aéreas con las que se va a poder determinar la situación del fondo marino, conocer los movimientos naturales de la zona y hacer un seguimiento de la calidad de las aguas, según explica el investigador.

Sus mediciones permitirán completar los trabajos llevados a cabo por el Instituto Geográfico Nacional, el Instituto Hidrográfico de la Marina y el Instituto Español de Oceanografía, y dado que los drones son de fácil manejo y de una enorme precisión, esperan poder repetir a menudo los trabajos con el fin de contar con registros periódicos del lugar.

Los drones, creados expresamente para el Imida, suponen un sistema que integra datos de una gran variedad de sensores. Tanto el vehículo submarino como el de superficie, llevan una ecosonda que les permite medir la profundidad del agua; también disponen de GPS y, lo más destacado, recogen datos medioambientales.

«A un modelo básico de vehículo submarino se le incorporaron todos los sensores que Manuel Erena solicitó y eso incluía algunos que permiten medir el PH del agua, el oxígeno disuelto, temperatura, potencial de reducción de oxígeno y conductividad, así como presión y profundidad. Con esos datos se pueden generar otros que, a nivel de análisis medioambiental, ayudan a extraer diferentes conclusiones. Además, cuenta con una cámara que toma imágenes del fondo, por lo que se puede conocer también el estado del mismo, de las algas, la fauna, etc.», según el CEO de Nido Robotic, Roy Torgersen.

El siguiente paso será, además, crear una base de datos automática en red a la que se vaya sumando nueva información y desde la que se pueda analizar esta de manera rápida y eficiente. Al finalizar la investigación, todos los resultados obtenidos se van a poner a disposición pública para que, tanto las universidades como cualquier centro de investigación que lo requiera, hagan uso de ellos y pueda incorporarlos a sus trabajos.

Este estudio forma parte de un proyecto mayor en el que el Imida está investigando, entre otras cosas, los fondos de los embalses de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS). Cuenta su investigador principal que «también para ese trabajo se han desarrollado tecnologías que no existían y, al igual que en el Mar Menor, se han empleado drones aéreos, subacuáticos e información de satélite».

Con los resultados obtenidos, que la CHS hará públicos próximamente, se podrá determinar la situación de los siete embalses estudiados y si estos han perdido capacidad como consecuencia de la acumulación de sedimentos. A partir de ahí, serán los organismos públicos quienes deban tomar las medidas pertinentes al respecto.

Referente

Los esfuerzos del grupo SIGyT, referente en su campo a nivel internacional, se han visto reconocidos al ser elegidos organizadores del XVII Congreso de la Asociación Española de Teledetección (AET). De ese modo, entre el 3 y el 7 de octubre, Murcia acogerá este evento, al que acudirán los mayores expertos de España en la materia y que se desarrollará bajo el lema 'Nuevas plataformas y sensores de teledetección' aplicados a la gestión del agua, la agricultura y el medio ambiente.

El objetivo de esta edición será promover el encuentro entre la comunidad académica y el sector empresarial que desarrolla nuevas plataformas, el entorno científico de la teledetección y los responsables de la gestión del agua, la agricultura y del medio ambiente a diferentes escalas.

Además, apunta Manuel Erena, «se celebrará un curso precongreso dedicado específicamente a los drones, con el objetivo de compartir con todos los asistentes los últimos desarrollos alcanzados y poner en conocimiento de otras confederaciones hidrográficas, por ejemplo, las múltiples posibilidades que les ofrecen este tipo de equipos».

Los trabajos realizados en el Mar Menor por el Imida se harán públicos en la sesión plenaria del evento. En total, se presentarán más de 130 trabajos de investigación de esta temática y se espera que asistan unos 250 expertos de toda España.

Aprovechando las más de mil fotografías aéreas y terrestres realizadas dentro del proyecto que dirige Manuel Erena, se ha desarrollado una visita virtual al entorno de las encañizadas en colaboración con la empresa Dronica, que se puede visitar en la web http://idearm.imida.es/marmenor/index.html.

También se ha creado un MapJournal con algunas de las imágenes tomadas mediante técnicas fotogramétricas durante los trabajos de teledetección, topografía y batimetría realizados en el Mar Menor, que se denomina 'Las Encañizadas a vista de pájaro' y que está disponible en http://www.marmenor.info.

Los resultados finales de los trabajos se presentarán durante el XVII Congreso Nacional de Teledetección, que se celebra coincidiendo con la 'Semana Mundial del Espacio' de la ONU, pues se conmemora que el 4 de octubre de 1957 se lanzó al espacio el primer satélite artificial de la Tierra, el 'Sputnik', lo que abrió el camino para la exploración del espacio, y que el 10 de octubre de 1967 entró en vigor el tratado sobre los principios que deben regir las actividades de los Estados en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre, incluso la Luna y otros cuerpos celestes.

Así, desde el 4 de octubre de 2017, 70 años después de este acontecimiento, y hasta el 6 octubre de 2017, se celebrará la XVII Conferencia de la AET, que tendrá lugar en Murcia bajo el lema 'Nuevas plataformas y sensores de teledetección', aplicados a la gestión del agua, la agricultura y el medio ambiente.