La Verdad

Jesús García Pallarés, de la UMU, supervisa el ejercicio en bicicleta de un deportista.
Jesús García Pallarés, de la UMU, supervisa el ejercicio en bicicleta de un deportista. / Antonio Gil / AGM

«La clave del éxito de los programas de entrenamiento reside en la personalización»

  • Jesús García Pallarés Investigador Principal del Laboratorio de Valoración y Control del Rendimiento del Grupo de Investigación 'Human Performance and Sports' de la Universidad de Murcia

La Organización Mundial de la Salud señala que «el sobrepeso y la obesidad son el quinto factor principal de riesgo de defunción en el mundo. Cada año fallecen por lo menos 2,8 millones de personas adultas como consecuencia del sobrepeso o la obesidad. Además, el 44 % de la carga de diabetes, el 23 % de la carga de cardiopatías isquémicas y entre el 7% y el 41 % de la carga de algunos cánceres son atribuibles al sobrepeso y la obesidad».

El deporte se ha demostrado como una herramienta eficaz contra este y otros problemas de salud, pero no todo vale. El equipo que dirige Jesús García Pallarés en la Universidad de Murcia trabaja, precisamente, en conocer más a fondo a cerca de los beneficios de la actividad física en la salud y de distintos métodos para llevarla a cabo de una manera efectiva y adecuada.

-Trabajan en entrenamiento científico, ¿cómo se aplica la ciencia al deporte?

-Sí, la fisiología del ejercicio y lo que nosotros denominamos el entrenamiento científico, aunque tuvo su orígen en los años 80 y 90, ha tenido su gran eclosión en los últimos 20 años. Cada vez más grupos de investigación en centros especializados y universidades focalizamos la atención de nuestros experimentos científicos sobre cómo programar el entrenamiento para conseguir que los deportistas puedan alcanzar sus metas, pero también para preservar la salud de las personas aparentemente sanas o de aquellas que ya presentan algún tipo de enfermedad. En especial este último enfoque es donde la sociedad empieza a reconocer y poner en valor nuestro trabajo.

-Un estilo de vida saludable requiere de una práctica moderada de ejercicio. Se ha demostrado que no solo previene enfermedades, sino que también las cura ¿de qué tipo de patologías se trata?

-La práctica de ejercicio físico de forma habitual se ha mostrado efectivo, no solo para prevenir, sino también para colaborar con la medicina quirúrgica y farmacológica en la curación de muchas de las principales patologías y pandemias que afectan actualmente a nuestra sociedad como son la obesidad, la hipertensión, la diabetes tipo II, el colesterol, o el conocido como Síndrome Metabólico, una enfermedad multifactorial que engloba todas las patologías anteriores, y que solamente en España afecta ya a más del 30% de la población mayor de 35 años.

El Colegio Americano de Medicina del Deporte, una institución de referencia y prestigio internacional en esta área de estudio, ha concluido que las personas adultas sanas van a poder mejorar notablemente su calidad de vida realizando ejercicio físico supervisado durante 30-60 min al día, 5 días a la semana, a una intensidad moderada como puede ser la carrera o caminata continua, el nado suave en piscina, o el pedaleo en bicicleta de paseo. No obstante, estudios recientes nos muestran que, si los adultos sanos o con diferentes patologías como las que hemos citado, realizan 2 ó 3 veces por semana esfuerzos de alta intensidad pero de muy corta duración, van a obtener incluso mayores beneficios para su salud invirtiendo menos tiempo que con el ejercicio moderado. Estos nuevos sistemas de entrenamiento requieren por supuesto de un apto médico previo y de una supervisión de entrenadores especializados durante estas sesiones, pero es cierto que las características de estos programas se ajustan muy bien a la realidad de la sociedad actual que dispone de muy poco tiempo libre para velar por su salud a través del ejercicio físico.

-Precisamente, su grupo cuenta con financiación del Ministerio de Economía y Competitividad para un proyecto que lucha contra el 'síndrome metabólico' a través del ejercicio físico

-Sí, en un proyecto conjunto entre investigadores de la Universidad de Castilla la Mancha y la Universidad de Murcia estamos precisamente experimentando sobre los efectos que estos nuevos sistemas de entrenamiento de alta intensad tienen sobre pacientes diagnosticados con síndrome metabólico. Los primeros resultados son muy esperanzadores, ya que se están registrando pérdidas de peso significativas, así como descensos de la presión arterial, triglicéridos y glucosa en sangre de estos hombres y mujeres, lo que lleva implícito un descenso radical del riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular a medio y largo plazo. Además, cuando un individuo participa por primera vez en uno de estos programas de ejercicio, percibe y valora muy positivamente las mejoras físicas y psicológicas tan importantes que se producen en él, y ya nunca vuelve al sedentarismo.

-Es de extrañar que, si con la práctica de ejercicio se pueden evitar esas enfermedades, haya tanta gente que se medique. ¿Es una cuestión de comodidad?

-En mi opinión, más que una decisión del paciente, considero que este apoyo prioritario en la farmacología para reconducir los problemas de salud de la población general, relegando a un segundo plano otras estrategias como cambios en los hábitos de alimentación, o el propio ejercicio físico, es consecuencia de la reconocida falta de formación y tiempo de que dispone el personal sanitario, especialmente en atención primaria, para poner en práctica estos programas. A esto debemos sumarle que otros profesionales no somos capaces de divulgar convenientemente y poner en valor a la sociedad los hallazgos de estas investigaciones, así como sus beneficios para la prevención y tratamiento de enfermedades.

Como ya se está haciendo en diversos programas piloto de la Región de Murcia y otras comunidades, ha llegado el momento de que los políticos reconozcan el beneficio social y el ahorro económico que supone el ejercicio físico programado por profesionales en los centros de salud tras el diagnóstico médico. Esta colaboración multidisciplinar en atención primaria ya se está haciendo a día de hoy con otros profesionales como el fisioterapeuta, el nutricionista y el psicólogo, con innegables beneficios para los ciudadanos.

-Porque en deporte no todo vale ni a todo el mundo el funciona igual, ¿la clave está en la personalización?

-Efectivamente, la clave del éxito de estos programas de entrenamiento reside en individualizar por completo a cada persona el tiempo de ejercicio, pero sobre todo la intensidad a la que se realiza el esfuerzo. Para ello, ya disponemos hoy en día de profesionales de alta cualificación y de numerosos dispositivos muy útiles y accesibles por su bajo coste como pulsómetros, acelerómetros GPS, potenciómetros, etc., que van a permitir esta individualización de la tarea.

-Su trabajo no solo se traduce en la publicación de los resultados de estos estudios, sino que la Universidad de Murcia lo pone al servicio de toda la sociedad

-Desde nuestro centro de entrenamiento situado en la Facultad de Ciencias del Deporte de la UMU, en el Campus de San Javier, tenemos a disposición de la empresa y el público en general un servicio de asesoramiento en la valoración y programación del entrenamiento del deportista de medio y alto nivel, pero al mismo tiempo, ponemos todos estos recursos materiales de última generación y los profesionales del centro a disposición de todas las personas que desean proteger o recuperar su salud a través del ejercicio físico.