La Verdad

Alimentos para reducir el colesterol

Alimentos para reducir el colesterol

  • Se recomienda ingerir una dieta rica en verduras y frutas, suficiente en proteínas y grasas saludables, baja en carbohidratos de rápida absorción y refinados, y adaptada a cada metabolismo

Tenemos un problema. Las enfermedades cardiovasculares matan cada año aproximadamente a 4 millones de personas en los países miembros de la Organización Mundial de la Salud, y a cerca de 1,9 millones en la Unión Europea, siendo responsables del 52 % de todas las muertes de mujeres en Europa y del 42 % de los fallecimientos de varones. De esta forma las enfermedades cardiovasculares son la causa principal de mortalidad en hombres de más de 45 años y en mujeres de más de 65 años en toda Europa. Además, acaban con más vidas en el Viejo Continente que todos los tipos de cáncer juntos.

Estos datos han llevado a que la lucha contra las enfermedades cardiovasculares sea un objetivo prioritario de los sistemas sanitarios. ¿Y cómo se ha librado esta batalla? Combatiendo todos los factores que pueden dar lugar a su aparición. Entre ellos destacan el consumo excesivo de tabaco y alcohol, una nutrición inadecuada, el sobrepeso, la inactividad física, la hipertensión, la diabetes...

Una de las estrategias más empleadas para luchar contra las enfermedades cardiovasculares ha sido intentar reducir los niveles de colesterol en el organismo. Esa es una de las razones, que no la única, por la que los centros comerciales están repletos de alimentos funcionales que prometen reducir el colesterol (principalmente margarinas, productos lácteos, mayonesas y aderezos para ensaladas). Analicémoslos.

Estos productos están formados por esteroles y estanoles añadidos, moléculas que se encuentran en el reino vegetal y que desarrollan funciones en las plantas análogas a las del colesterol presente en el reino animal. El mecanismo de acción de los esteroles y estanoles en el organismo humano está basado principalmente en el bloqueo de la absorción del colesterol a nivel intestinal. Esto provoca que el colesterol tenga difícil pasar al sistema circulatorio por lo que no puede ser absorbido y se excreta con las heces. De esta forma se reducen sus niveles sanguíneos.

Esteroles y estanoles

¿Son los esteroles y estanoles ingredientes exclusivos de estos alimentos funcionales o los podemos encontrar en productos convencionales? Los esteroles y estanoles se encuentran de forma natural en frutas, verduras, frutos secos, semillas, leguminosas, aceites y otras fuentes vegetales. Sin embargo, su concentración es tan pequeña en estos alimentos (entre 0,2 y 1,2 gramos por cada 100 gr de alimento) que no son suficientes para intentar reducir el colesterol. Esta es la razón por lo que se adicionan a los alimentos funcionales. A modo de ejemplo les diré que en 2 tostadas de margarina enriquecida hay la misma cantidad de esteroles vegetales que en 228 tomates o 225 zanahorias.

Bien... ¿pero se ha demostrado que esos ingredientes añadidos a leches, yogures, salsas o margarinas reducen el colesterol o es un mito? La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria ha informado positivamente acerca del uso de esteroles y estanoles para «contribuir a mantener los niveles normales de colesterol sanguíneo». Un consumo diario de 3 gramos (rango 2,6 g a 3,4 g) de esteroles/estanoles añadidos a productos funcionales consiguen reducir el c-LDL (el llamado colesterol malo) una media del 11.3 % en un plazo mínimo de 2 ó 3 semanas.

Eso sí, este organismo deja claro que no todo el mundo debe consumir estos alimentos funcionales. Van dirigidos exclusivamente a aquellos consumidores que necesiten reducir su colesterol en sangre y, además, no solo no es aconsejable consumir más de 3 gramos de estos compuestos bioactivos diariamente sino que no se recomienda su consumo a mujeres durante el embarazo y lactancia, ni a menores de 5 años. Por último, es absolutamente recomendable que la ingesta de esteroles y estanoles se haga conjuntamente con una dieta saludable rica en frutas y verduras y que, si ya se toma alguna medicación contra el colesterol, se consulte al médico para evitar cualquier problema.

Pues ya está. Estamos ante uno de los pocos grupos de alimentos funcionales que tienen el visto bueno de las autoridades europeas para poder publicitar que pueden reducir el c-LDL. ¿O hay algo más que debamos saber? No lancemos las campanas al vuelo. La ligera reducción mostrada por este tipo de alimentos funcionales sobre los niveles de c-LDL no implica que se rebaje nuestro riesgo de enfermedad cardiovascular. Para evaluar la efectividad de estos productos serían necesarios estudios a largo plazo que analizaran si el consumo de estos alimentos funcionales tiene algún tipo de incidencia sobre las enfermedades cardiovasculares... y hasta ahora nadie ha demostrado mediante estudios de intervención a largo plazo que la ingesta de los alimentos funcionales citados en este artículo produzca una mejora en la salud.

Además, para un buen análisis necesitaríamos saber si esa reducción en las c-LDL se asocia también con una disminución en el número de lipoproteínas (p-LDL) o con otros parámetros como el colesterol bueno (c-HDL) o los triglicéridos.... Sin esos datos no se puede asegurar nada. En los casos de enfermedad multifactorial, como es el caso de la enfermedad cardiovascular ateromatosa, la reducción de un solo factor de riesgo como es el c-LDL no es suficiente para concluir que se ha reducido el riesgo de aparición de la enfermedad.

Prevenir patologías

En definitiva, si ustedes quieren prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares (que es el verdadero objetivo) son varias las medidas a tomar. Desde el punto de vista dietético, no se gasten el dinero en alimentos funcionales. Los últimos estudios recomiendan ingerir una dieta rica en verduras y frutas, suficiente en proteínas y grasas saludables, baja en carbohidratos de rápida absorción y refinados y adaptada a las circunstancias de cada metabolismo. Además, no deben descuidar su actividad física.

Estimados lectores, antes de acabar me gustaría recordarles una cosa. Aunque en este artículo he analizado la eficacia de los productos para bajar el colesterol, hay que recordar que esta molécula juega un papel crucial en el organismo. Además, tampoco hay que olvidar que en casos de colesterol elevado no hay que limitarse a bajar sus niveles. Su alta presencia puede indicar la existencia de una patología seria. Busquemos el verdadero problema y no nos empeñemos siempre en matar al mensajero. Salud.