FICC, pases de lujo en Cartagena

FICC, pases de lujo en Cartagena

Comedias, dramas, terror, thriller, cortos y documentales, hasta alcanzar más de 80 proyecciones. Llega la 46 edición de un festival diferente

CARLOS MARTÍNEZ

Con temperaturas de veinte grados, mensajes del Rey en octubre, los balcones engalanados como de fiesta mayor y en Francia los croissants haciéndose con margarina, parece que el mundo se ha vuelto loco y noviembre ya no es lo que era. Pero entonces, como cada año, llega el FICC con puntualidad británica y nos pone en hora nuestros relojes cinematográficos, sacudiéndonos el despiste existencial con un golpe de celuloide.

La 46 edición del Festival Internacional de Cine de Cartagena nos hace ponernos al día con las películas que han visitado otros certámenes, y nos adelanta las novedades que llegarán a nuestras pantallas en breve. Un oasis de obras diferentes, independientes, de historias que no suelen contarse, y a veces transgresoras, pero que no renuncian a querer llegar a una inmensa minoría.

Desde mañana hasta el próximo sábado, 2 de diciembre, no diré que Cartagena se convierte en Hollywood, aunque me cuesta (me gusta más una metáfora exagerada que una ‘fake news’ a Putin), pero sí en la capital del cine de la Región. Este festival pone su veteranía y la ilusión de todos los que lo hacen posible al servicio del vicio a veces (demasiadas veces) culpable del cine. Encontraremos comedias, dramas, terror, thriller, documentales y cortos, hasta alcanzar las más de 80 proyecciones.

Pero primero pongámonos en perspectiva. Recordemos que todo esto empezó en el Boulevard de Los Capuchinos de París un 28 de diciembre de 1895, con los hermanos Lumière haciendo su primera proyección. Eso es, y ya entramos en materia, lo que nos recuerda uno de los mejores documentales de la sección Europa.doc, llamado ‘¡Lumière, comienza la aventura!’, una lograda recopilación de 108 cortos de estos precursores del séptimo arte que nadie debe perderse. Neolítico fílmico en estado puro.

En este segmento del certamen podremos ver también ‘Caras y lugares’, ‘Human Flow’ o el excelente ‘La última aventura del Gandul’, sobre el naufragio de aquel barco, que fue rodada parcialmente en Cartagena y de la que pudimos ver un adelanto en la pasada edición de este festival.

Los dos títulos más esperados son ‘The party’, una extraña ¿comedia? social, y ‘Happy end’, de Michael Haneke

Pensaréis que soy un poco raro al no empezar este artículo por la sección oficial de largometrajes, pero vuestra opinión empeorará si no me enmiendo y persevero en el error, hablando de una novedad genial de esta edición: la ‘Muestra de cine coreano: Cartagena mira a Seúl’. Una apuesta arriesgada a la que os invito a que os suméis, porque recoge lo mejor del cine que se hace en aquella península (no pongáis esa cara que luego bien que vais a restaurantes de fusión).

¿Cine coreano?

En este acercamiento a la Corea del Sur que se comería el líder de Corea del Norte, descubrimos que no todo lo que se hace allí es terror (ni solo Samsung o ‘gangnam style’). Un hallazgo el dedicar un espacio del FICC a dar a conocer cinematografías ajenas a nosotros; espero que se repita en próximos años.

Si os gusta lo exótico, estáis de suerte, porque en estos siete días tenéis la oportunidad de visitar otras cinematografías igual de inaccesibles a nuestras pantallas convencionales, y que forman parte de la Sección Oficial de Largometrajes.

Por ejemplo, podremos viajar al Cáucaso para ver qué nos cuentan desde Georgia con ‘Dede’, en su estreno absoluto en nuestro país. También al torturado Líbano, que nos relata ‘El insulto’, con un conseguido paralelismo entre su eterna, y ahora larvada, guerra civil, con una comunidad de vecinos. Pero si no queréis viajar tan lejos, os podéis conformar con los fiordos noruegos de ‘Thelma’, con su versión Primark de los súper poderes.

La muestra de películas coreanas es la gran apuesta del FICC que arranca mañana domingo

Pero si tienes un peinado extraño, no puedes volver a tu país, estás en el paro y en la ciudad más aburrida de Europa, Bruselas, quizás puedas ver aún en sus pantallas dos películas de allí que llegan aquí: ‘Nico’, biografía de una musa de Andy Wharhol (que ese ex no piense que lo digo por sus quince minutos de fama). La otra es ‘Insyriated’, que habla sobre refugiados de guerra.

Nombres consagrados y otros por conocer

Los dos títulos más esperados nos llegan de la mano del reino del ‘Brexit’: ‘The party’, una extraña ¿comedia? social, y ‘Happy end’, del tótem del cine europeo Michael Haneke, con la siempre inquietante Isabelle Huppert (nacida para hacer de señorita Rottenmeier).

De España nos llega ‘Julia List’, una ópera prima de una chica a seguir, Elena Martín. También tendremos la oportunidad de ver ‘Handia’, una mezcla entre ‘La parada de los monstruos’, ‘El hombre elefante’ y el ritmo suave de ‘Loreak’. ‘Morir’ nos permitirá ver la confirmación (o no) de Fernando Franco tras su Goya al director novel. Entre estos largos encontramos a un reconvertido Gustavo Salmerón, un actor resultón de los noventa, en la que puede ser una de las películas españolas del año, ‘Muchos hijos, un mono y un castillo’. Por último, ‘Migas de pan’ es la aportación hispano-uruguaya a esta fiesta del cine y nos devuelve al primer plano a la últimamente desaparecida Cecilia Roth.

En este recorrido por el mundo cinematográfico, el último lugar donde recalamos es Francia, el país con el presidente más luminiscente (quizás fosforescente), desde donde nos presentan unos cuantos largometrajes. Obras como la celebrada ‘Custodia compartida’, o la diseccionadora de los primeros años del sida ‘120 pulsaciones por minuto’. También proyectarán ‘El taller de escritura’ del excelente Laurent Canet. Y del veterano Philippe Garrel podremos ver ‘Amante por un día’.

Esta semana en Cartagena nos toparemos también en sus calles con otros cineastas, pues de sus farolas colgarán carteles con nombres tan importantes como Emily Mortimer, Michael Haneke, Sally Potter, Cillian Murphy o Miguel Alcantud. Que compartirán con otros a tener en cuenta muy pronto como Elena Martín, Jon Garaño o Xavier Legrand.

Murcine, escaparate de nuevo talento

Igualmente habrá que aprenderse los nombres de todos esos jóvenes que exhibirán su incipiente talento en el escaparate de las dos secciones de cortos del FICC 46. Ambas, Murcine y la Sección Oficial de Cortometrajes, han recibido más de 500 filmes para seleccionar. Por cierto, la calidad y la factura de los trabajos de Murcine van a más con cada edición.

Este año hay algunas novedades para estas películas de corta duración y de largo talento, pues se instituye el premio Carabela de Plata a la Mejor Interpretación, y las obras de Murcine se proyectarán en diferentes sesiones, para tener más oportunidad de verlas.

Estas son sin duda las secciones paralelas más concurridas, pero hay otras igual de interesantes como Cineistas, para cinéfilos despistados que se hayan perdido esta temporada joyas como ‘Verano 1993’, ‘Selfie’ (esta es más bien baratija), ‘Los objetos amorosos’ o ‘Análisis de sangre azul’.

Una de las cosas que distingue al FICC, y que mide su éxito, es que Cartagena se inunda de actividades, se viste de gala, y todo el mundo participa: los niños tendrán la oportunidad de ver sus filmes de animación; los estudiantes de los institutos podrán descubrir a John Ford en la pantalla grande (lección magistral de las verdades de la vida con el sentencioso final de ‘El hombre que mató a Liverty Vallance’); los universitarios se constituirán en cientos de hombres y mujeres sin piedad, al ser jurado de la sección oficial; y hasta los colgados de las series tendrán su espacio en Birraseries.

Así, sin darnos cuenta, deslizándonos de sesión en sesión, robándole horas al sueño para poder soñar, llegaremos al sábado próximo, con las alforjas llenas de películas y habiéndonos puesto al día en lo mejor del nuevo cine.

Solo nos quedará entonces esperar a los premios y a la película de clausura, ‘C’est la vie!’. En esta ocasión una comedia francesa, lo que es un acierto, sobre todo porque se agradece sonreír cuando sabes que la semana siguiente ya no habrá FICC hasta un año después. Allí estaremos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos