Carlos Santos: «El cine tendrá que adaptarse a los nuevos tiempos»

El actor Carlos Santos./EFE
El actor Carlos Santos. / EFE

C. MARTÍNEZCARTAGENA

Carlos Santos (Murcia, 1977), ganador de un Goya por su papel en 'El hombre de las mil caras', es el premio especial FICC/Gas Natural Fenosa. Es un habitual de nuestros hogares, pues ha participado en series tan populares como 'Los hombres de Paco', 'El tiempo entre costuras' o 'Ella es tu padre'.

Le cogemos de viaje, pero atiende a 'Ababol' con el trato afable y directo que le caracteriza, y con una de esas voces que sonríen.

-Carlos, ¿cómo recibió la noticia cuando le comunicaron que había ganado el premio FICC?

-Con mucha alegría, es una buena llamada que nunca te esperas, y más si es de tu tierra. Siempre se agradece.

-Este 2017 ha recibido el Goya al mejor actor revelación. ¿Qué le ha supuesto?

-Estoy muy, muy feliz. Cuando te dedicas a esto nunca lo ves como un objetivo o algo que pudiera pasar, por eso no me ha cambiado. Cuando ocurre piensas que eres afortunado por haber podido trabajar en una película así.

-¿Dónde tiene el Goya?

-Cuando llegué al día siguiente a casa lo coloqué sobre un altavoz, mientras bajábamos las cosas del viaje, y lo aparqué allí, y allí sigue; es su sitio.

-¿Cuando recibe estos premios piensa que ya ha llegado a donde quería?

-¡Qué va! Yo recuerdo siempre a tanta gente que merece un reconocimiento así, y que ni siquiera tiene la oportunidad de trabajar y que la gente conozca su talento. Como me dijo Alberto Rodríguez en su momento, es un premio para los amigos, para la familia, para la gente que te quiere, que te ha estado apoyando y que te ha soportado en las angustias que esta profesión tiene a veces. Es un premio que les hace más ilusión a tu familia y amigos que a uno mismo. Uno está feliz al conseguirlos imaginándose la alegría que tendrá la gente que te quiere.

-¿Es su mejor papel el que interpreta en 'El hombre de las mil caras'?

-El mejor papel siempre está por venir. Eso sí, es el papel más importante que he hecho en cine, por el personaje, por la película, por los compañeros. Pero todos son importantes, porque para llegar a él he tenido que hacer otros igual de valiosos para optar a este.

-Es un exitoso actor de cine tras haber triunfado en la pequeña pantalla con numerosas series. ¿Cómo ve la televisión actual?

-La industria de la televisión inevitablemente tendrá que cambiar. La llegada de las nuevas plataformas ha sido rotunda. La gente se ha dado cuenta de que puede ver lo que quiera, cuando quiera. Y a la tele tradicional le va a costar adaptarse a esto. La televisión actual está fantástica, se están haciendo cosas muy interesantes, sobre todo en plataformas. Todo esto promete elevar el nivel de nuestra ficción nacional. Está claro que todo va a cambiar y habrá que adaptarse.

-¿Y el cine?

-Exactamente igual. El cine tendrá que adaptarse a los nuevos tiempos. Ahora la gente sigue yendo al cine, nunca va a morir, pero ya ha decidido que le da igual ver una 'peli' en una tableta o en su móvil, y va al cine para algo muy puntual.

-¿Cree que el abundante trabajo que los actores encuentran ahora en la tele repercute en que haya más calidad en el cine español?

-La ficción siempre ha estado interrelacionada entre sí. Lo que ocurre es que ha hecho falta un poquito de tiempo para que ese director que hace televisión resultara atractivo para un productor de cine, y le diera una oportunidad. Hemos visto en los últimos Goya a directores que venían directamente de la televisión, como Salva Calvo con '1898. Los últimos de Filipinas', y ha sido un exitazo. O Rodrigo Sorogoyen, que ya lleva dos películas brutales. La televisión ha ayudado a renovar el cine, estamos en un momento en que ha entrado mucha savia nueva que viene de allí.

-¿Algún proyecto en el futuro inmediato?

-Proyectos hay, pero mientras no sean firmes, mejor no decir nada para no gafarlos. Ahora mismo estoy haciendo un proyecto muy loco, que me daba mucho miedo hacer, y precisamente por eso lo he afrontado. Es el doblaje de James Franco en 'The Disaster Artist', que interpreta a un personaje muy peculiar, con una forma de hablar muy peculiar también. Va a ser un trabajo difícil, así que recomiendo a todo el mundo (tono de broma) que la vea en versión original. Por suerte tengo el beneplácito de James Franco, al que conocí en San Sebastián. Estuvimos charlando sobre cómo afrontarlo.

-Dentro del FICC, los talentos cinematográficos locales se dan a conocer a través de la sección de cortos Murcine. ¿Algún consejo que quiera darles?

-Yo todavía estoy en edad de recibir consejos más que de darlos. Y espero tener ochenta años y seguir recibiéndolos. El único consejo es que esta profesión es vocacional, de entrega, de pasión y de dar todo lo que uno lleva dentro cuando toca. Y si se hace desde ahí, no desde la búsqueda de un supuesto éxito o un supuesto reconocimiento, sino de la mera necesidad de contar una historia, todo lo demás vendrá después. El consejo sería hacer las cosas con pasión, con entrega y con sacrificio, no hay otra.

-En el FICC se hace un repaso a las películas de cine más interesantes del año. Recomiende alguna española de este año.

-Ha habido tantas... Pero teniendo en cuenta que este premio lo recibo sobre todo por ella, es de justicia recomendar 'El hombre de las mil caras', por lo que tiene de espejo de lo que ha sucedido en las últimas décadas en nuestro país. Pero por señalar alguna que no sea la mía, sin duda '1898. Los últimos de Filipinas', un debut muy potente en el cine.

-También en el FICC hay una retrospectiva sobre John Ford dedicada a los alumnos de Secundaria. ¿Cuál es su favorita de Ford?

-Hay una película de él que me encanta, porque mezcla dos géneros que me flipan, el western y el cine de juicios, 'El sargento negro'. John Ford, que se le presuponía tan misógino, tan racista, un tipo duro, en esta película demuestra que no tiene nada de lo que muchos lo acusaban. Es una película pro integración, pro mujer, y ante todo muy entretenida.

-¿Mantienes contacto con Murcia, su tierra?

-Claro, tengo allí a mi madre y a mi hermana. En cuanto puedo me escapo, que siempre viene bien, a tomar una marinera, una Estrella de Levante y un pastelico de carne.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos