La Verdad

Éxito. Sara Montiel fue una de las intérpretes que más veces cantó el famosísimo 'Bésame mucho'.
Éxito. Sara Montiel fue una de las intérpretes que más veces cantó el famosísimo 'Bésame mucho'. / E. C.

Esos boleros inolvidables

  • 'Bésame mucho' es la canción en español más grabada e interpretada. Hasta los Beatles sucumbieron a su atractivo

Si tenemos en cuenta que el amor es el tema sobre el que versa al menos el 90% de las canciones, resulta fácil deducir que las referencias a los besos en la música popular son tan abundantes como variadas. Da igual si hablamos de blues, jazz, rock, flamenco, country, folk, tango o música disco. Suenan los primeros compases de una canción de amor y escuchamos historias sobre todo tipo de besos: castos y pasionales, divinos y carnales, robados y regalados, furtivos y públicos, silenciosos y estentóreos, fugaces y a la vez eternos. Porque como escribió el poeta y novelista estadounidense Oliver Wendell Holmes, «el sonido de un beso no retumba tanto como el de un cañón, pero su eco perdura mucho más tiempo».

Aunque si hay un género musical en el que estos gestos de devoción amorosa juegan un papel esencial ese es, sin duda, el bolero. Sus letras melancólicas y románticas subliman los afectos y las pasiones hasta el paroxismo. 'Bésame mucho' es el bolero por antonomasia y fue compuesto en 1940 por la pianista mexicana Consuelo Velázquez, quien confesó haberse inspirado para la melodía en un aria de una ópera de Enrique Granados. Cuando la escribió, su autora solo tenía diecinueve años y, curiosamente, nunca había besado a nadie. Frank Sinatra, Nat King Cole, Joao Gilberto, Edith Piaf, Charlie Parker, Elvis Presley, Charles Aznavour y Sara Montiel son solo algunos de los cientos de artistas que han interpretado alguna vez este himno imperecedero en el que la protagonista reclama a su amado un beso más ante la posibilidad de perderlo. Traducida a más de veinte idiomas, en 1999 fue reconocida como la canción en español que más veces ha sido grabada e interpretada.

No aparece en ninguno de sus discos oficiales, pero durante su etapa en Hamburgo 'Bésame mucho' también formó parte del repertorio de los Beatles. El rock and roll daba por entonces sus primeros pasos y sus modos transgresores comenzaban a calar entre una generación de adolescentes que se rebelaba contra los convencionalismos sociales de sus mayores. Los ritmos del rock transmitían una potente energía sexual, sin embargo en las letras las referencias a los escarceos amorosos se circunscribían al ámbito de un romanticismo juvenil tan ingenuo como el que describen los Beatles en 'All My Loving' (1963): «Cierra los ojos y te besaré. Mañana te echaré de menos. Recuerda que siempre seré sincero. Y cuando esté lejos, te escribiré todos los días y te enviaré todo mi amor».

Hay besos que queman como el fuego. Otros saben a miel. Algunos son más dulces que el vino. El pionero del rock Jimmie Rodgers alcanzó el éxito en 1957 con la canción 'Kisses Sweeter Than Wine', basada en una melodía tradicional irlandesa que Lead Belly adaptó al folk a finales de los años treinta. Frankie Vaughan, Marlene Dietrich, Waylor Jennings, Jackson Browne y Nana Mouskori se han apropiado de este clásico de la música popular que narra la historia de un hombre que permanece junto a su esposa toda la vida gracias al sabor de sus besos: «Ahora que soy viejo y estoy listo para partir, pienso en lo que pasó hace tanto tiempo. Tuvimos muchos hijos, muchos problemas y dolor, pero ¡oh Dios! lo volvería a hacer, porque sus besos eran más dulces que el vino».